Cómo afrontar el 2020 con energía, salud y ejercicio.

Después de los nuevos deseos del comienzo de año y tras empezar con mucha fuerza y ánimo con todos nuestros nuevos propósitos, ya hemos recorrido con éxito la mitad del mes de febrero.

Ahora es fundamental aprovechar el tiempo en el gimnasio para tener la sensación de que nuestra preparación física va viento en popa y no caer en el desánimo.

Sin embargo, es bastante habitual que numerosas personas se quejen por el hecho de que no logran los resultados deseados. Caer en la resignación es uno de los peores contextos a la hora de entrenar, puesto que de la monotonía se puede pasar a la inactividad.

Como no queremos que pases por esto, desde We Life Club te vamos a recomendar algunos buenos hábitos para que consigas optimizar tu rendimiento al hacer deporte.

Una vida equilibrada

En primer lugar, como en otros retos que te propongas, te conviene tomarte los entrenamientos con constancia. No nos referimos a que te impongas un ritmo en número de sesiones e intensidad que te deje exhausto, sino a que programes una planificación a la hora de entrenar que seas capaz de seguir durante una larga temporada.

En este sentido, te conviene respetar unos horarios de ejercicio que contribuyan a que tu cuerpo se acostumbre progresivamente a los esfuerzos. Poco a poco lograrás consolidar esta dinámica positiva y te costará menos ponerte en marcha.

En este aspecto, las clases colectivas pueden convertirse en un buen reclamo para animarte a hacer deporte cuando te encuentres más decaído.

Y, además, te recomendamos escuchar tu música favorita mientras haces tus ejercicios. Un estudio del Weider Research Group llegó a comprobar que los levantadores de peso que escuchaban sus temas preferidos llevaban a cabo una o dos repeticiones más que el resto en las series de hombros.

Ajustar la dieta a tus necesidades

Por otro lado, la combinación de la realización de ejercicio físico moderado y una dieta equilibrada, como pautas imprescindibles de una vida saludable, ya no va a ser suficiente para lograr moldear el cuerpo a tu gusto. Vas a necesitar que un especialista en nutrición deportiva te de consejos acerca de qué dieta y ejercicios seguir.

Una dieta y unas sesiones de entrenamiento que lógicamente se tendrán que adaptar a los fines que persigues cuando entrenas. Unas metas que pueden oscilar entre la pérdida de peso, la necesidad de incrementar la musculatura y la fuerza física o el interés por conseguir unos resultados óptimos en alguna competición deportiva.

Por consiguiente, además de la proteína, que es imprescindible para la tonificación muscular, se aconsejará el consumo de hidratos de carbono, que suponen las fuentes principales de energía para hacer ejercicio. La avena y las frutas, por ejemplo, son ricas en estos macronutrientes. Las grasas no deben ser eliminadas de la dieta, pero has de saber que no conviene que las tomes dos horas antes de ponerte a hacer ejercicio. Recuerda que podrían hacerte sentir hinchado y con flatulencias.

Si, por otro lado, quieres mejorar tu tracto intestinal, cosa que contribuye a hacer más ligeros los entrenamientos, te recomendamos que tomes al día entre 25 y 30 gramos de fibra. Y, por supuesto, no olvides hidratarte antes, durante y después de tus sesiones de ejercicios. Hazlo antes de que te entre la sensación de sed, orden que tarda en llegar al cerebro más tiempo del que en realidad requeriría tu organismo.

En definitiva, seguir estas indicaciones de vida sana te vendrá muy bien para optimizar los esfuerzos que hagas en el gimnasio.

 

 

Departamento técnico de We Fitness Club